30 de agosto de 2008

Finaliza la Operación de Marketing en CHINA

El gigante asiático ha querido demostrar de lo que es capaz. Los empresarios aseguran que China ha sabido vender bien su "marca". A su vez, el mundo espera que la apertura no haya sido únicamente un "espejismo olímpico".
El orgullo que manifiesta China es también su primer gran triunfo post-olímpico. Al saltar de la pobreza a la relativa prosperidad , el país ha visto en los juegos olímpicos -los más caros de la historia-, una manifestación de sus logros y el regreso a su grandeza histórica. Tan respetada como temida por su peso económico y sus ambiciones internacionales, el país más poblado del planeta no se ha parado en barras para asombrar al mundo. Y no únicamente en el campo deportivo. Ni los atletas ni los periodistas más veteranos recuerdan un nivel de organización y de servicios tan brillante; y tampoco un Gobierno tan enérgico como éste, capaz de noquear la contaminación de Pekín con medidas draconianas. Es probable que estos Juegos contribuyan a que el mundo tenga una visión a la vez más realista y positiva de China. Sin embargo, queda por ver si el gigante asiático será capaz de proyectar hacia Occidente esta nueva imagen durante mucho tiempo. En cuanto a la libertad de expresión, China no se ha subido a lo más alto del podio olímpico. El régimen comunista no ha dudado en trucar la ceremonia de inauguración. Tampoco se ha cortado a la hora de censurar los medios de información chinos, acosar los periodistas extranjeros, y de multiplicar las detenciones de los militantes pro-tibetanos. A pesar de todo, esta visión no es la que tienen los hombres de negocios. En cuestión de márketing, las empresas chinas y extranjeras no lamentan para nada las inversiones realizadas. Según ellos, China ha sabido vender muy bien su marca, tanto delante de su gente como del mundo.
Se produjo un error en este gadget.